Llevo unos días prestándole atención a como hemos aprendido a usar la comida como “calmante” de un dolor o malestar físico y/o emocional.

Me explico con un ejemplo. El otro dia, a la salida del cole de mis hijos había una mamá con su pequeño de unos 5 años que se tropezó y se golpeó la rodilla y se puso a llorar. La madre, para consolarlo, le sacó las galletas de chocolate y le dijo: toma, cómete una galleta que está muy rica. Así, tal cual, sin abrazarlo, sin acariciarlo,… si no enseñándole al niño a que cuando se haga daño, cuando sienta dolor tome una galleta con chocolate que se sentirá mejor y se le pasará el dolor.

Otro caso:  Estaba  haciendo cola para pagar en una tienda y un papá con una peque hacía cola como yo mientras la niña (supongo su hija)  enfadada porque quería comprar una golosina montaba un “espectáculo” tremendo. Pues no se le ocurre a la dependienta otra cosa que “consolarla” con un dulce que tenia en un bote destinado para ese fin: ¡calmar males!

¿Qué creéis que aprenden estos niños? ¿Qué van a asociar y a automatizar?

Le doy gran parte de la “culpa” a que calmemos nuestros males con la alimentación a estas asociaciones que hemos ido aprendiendo al largo de nuestras vidas. Algo que no ha sido una enseñanza consciente de nuestros adultos y referentes pero si que ha sido algo que hemos interiorizado y, como es normal, ahora nosotros lo enseñamos a nuestros hijos.

Yo personalmente recuerdo el armario de los dulces que tenia mi abuela en casa. Cada vez que acababa de hacer una tarea y se sentaba, agotada, a descansar abría su armario y se “premiaba” con un dulce. Compensaba el esfuerzo y sacrificio que hacía por los demás de esa forma y claro,…yo lo aprendí, lo interioricé y lo tomé como hábito.

Si tomas consciencia de ello, si observas tu relación con el alimento, tus reacciones, tus impulsos y les buscas el por qué te apetece tomarte un dulce después de comer o de cenar sabrás que debes re-aprender para cambiar unos hábitos por otros.

Ahora cuando yo me siento así miro atrás y valoro que he hecho de más para sentir la necesidad de esa recompensa final. Analizo que debo modificar mañana para no sentir esa necesidad que si no…. la calmaré con un dulce!! ¡Seguro!

¿Identificas en ti aprendizajes y actitudes de este estilo?

Cuéntamelo!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¿Quieres recibir el Ebook de BUENAS IDEAS Vegetarianas?

Suscríbete a nuestro newsletter.

Política de privacidad

Hemos recibido tu correo electrónico correctamente!